hepatitis A y B

¿Qué es la Hepatitis A?
La hepatitis A es una enfermedad del hígado. La hepatitis hace que el hígado se inflame y deje de funcionar correctamente.
Usted necesita que su hígado esté sano. Este órgano desempeña muchas funciones para mantenerlo vivo. El hígado combate las infecciones y detiene las hemorragias. Elimina medicamentos, drogas y otras sustancias tóxicas del torrente sanguíneo. También almacena energía que puede usarse en caso necesario.
Causa de la Hepatitis A
La hepatitis A es causada por un virus. Un virus es un germen que causa enfermedad. (Por ejemplo, la influenza es causada por un virus.) La gente puede transmitir los virus a otras personas. El que causa la hepatitis A se llama virus de la hepatitis A.
¿Cómo Puedo Contraer la Hepatitis A?
La hepatitis A se propaga por medio de tocar el excremento de una evacuación intestinal.
Usted puede contraer la hepatitis A por medio de

  • Tocar el excremento de una persona infectada (por ejemplo, cuando se le cambia el pañal a un bebé infectado), y luego comer o beber con las manos sucias.
  • Comer alimentos preparados por alguien que tocó el excremento infectado.
  • Beber agua contaminada con excremento infectado (este problema existe en los países en desarrollo).
  • Tener relaciones sexuales anales con una persona infectada.

Es posible que contraiga la hepatitis A al besar a una persona infectada.
¿Quiénes Pueden Contraer la Hepatitis A?
Cualquier persona puede contraer la hepatitis A.
Pero algunas personas son más propensas que otras:

  • Las personas que viven con alguien que tiene hepatitis A.
  • Los niños que asisten a guarderías.
  • Las personas que trabajan en una guardería de niños.
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.
  • Las personas que viajan a otros países.



Síntomas
Podría ser que

  • Se sienta cansado.
  • Tenga náuseas.
  • Le dé fiebre.
  • Pierda el apetito.
  • Tenga dolor de estómago.
  • Le dé diarrea.

Algunas personas presentan

  • Oscurecimiento de la orina.
  • Excremento de color claro.
  • Color amarillento de los ojos y la piel.

Algunas personas no presentan ningún síntoma.
Si usted tiene síntomas o cree que podría padecer de hepatitis A, acuda a un médico. El médico le hará pruebas de sangre.


¿Cómo se Trata la Hepatitis A?
La mayoría de las personas que contraen la hepatitis A se recuperan por sí solas en pocas semanas.
Puede ser que usted necesite reposar en cama durante varios días o semanas, y no deberá ingerir bebidas alcohólicas hasta que se recupere. El médico le puede recetar medicamentos para aliviar los síntomas.
¿Cómo Puedo Protegerme?
Puede vacunarse contra la hepatitis A.
Una vacuna es una droga que usted puede recibir cuando está sano que impide que usted se enferme. Las vacunas le enseñan a su organismo atacar ciertos virus, como el virus de la hepatitis A.
La vacuna de la hepatitis A se aplica en inyecciones. Los niños pueden recibir la vacuna después de haber cumplido los dos años de edad. Los niños de entre 2 y 18 años de edad deben recibir tres inyecciones en el plazo de un año. Los adultos deben recibir dos inyecciones en el plazo de 6 a 12 meses.
Es necesario que se apliquen todas las inyecciones para quedar protegido. Si no recibió alguna inyección, llame inmediatamente a su médico o consultorio para que le den una nueva cita.
Usted puede protegerse así mismo y proteger a los demás de la hepatitis A de las siguientes maneras:

  • Siempre lávese las manos después de ir al baño y antes de preparar los alimentos o comer.
  • Use guantes si tiene que tocar el excremento de otras personas. Lávese las manos después de hacerlo.
  • Cuando visite otro país, beba agua embotellada. (Y no use cubitos de hielo ni lave la fruta y la verdura con agua del grifo.)

3. ¿Qué es la Hepatitis B?
La hepatitis B es un problema grave de salud que afecta a personas de todas las edades en Estados Unidos y en el mundo entero. En los Estados Unidos, más de 240.000 personas contraen hepatitis B cada año. La enfermedad causa un virus altamente infeccioso que ataca al hígado. La infección del virus de la hepatitis B (HBV, por sus siglas en inglés) puede conllevar a padecer: una enfermedad grave, daños al hígado, y en algunos casos, la muerte.
La mejor manera de protegerse en contra de la hepatitis B es poniéndose la vacuna contra esa enfermedad, la cual han probado que es segura y eficaz.
¿Quiénes corren el riesgo de contraer hepatitis B?
Cerca del cinco por ciento de la población en los EEUU contraerá hepatitis B en algún momento en su vida. Si usted participa en ciertos tipos de comportamiento, su riesgo a contraer hepatitis B puede aumentar. Usted puede estar en riesgo de contraer hepatitis B si:

  • tiene un trabajo en el que está expuesto a sangre humana
  • comparte su vivienda con alguien que padece de infección permanente de HBV
  • se inyecta drogas
  • tiene relaciones sexuales con alguien infectado con HBV
  • tiene relaciones sexuales con más de una persona durante un periodo de seis meses
  • recibió una transfusión de sangre antes de que hubiera disponible mejores análisis de sangre (1975)
  • es hijo de padres que nacieron en Asia, África, la cuenca del Amazonas, las islas del Pacífico, Europa Oriental o el Medio Oriente
  • nació en una de las regiones mencionadas arriba
  • es hijo adoptivo proveniente de una de las regiones mencionadas arriba
  • es nativo de Alaska
  • es paciente o trabaja en una institución para personas con problemas de desarrollo
  • padece de hemofilia
  • estará recluido en una institución correccional por un largo tiempo
  • sale del país hacia áreas en las que existe un alto índice de hepatitis B.

En EEUU la epidemia más grande de hepatitis B ocurrió en 1942 entre el personal militar, cuando los vacunaron para protegerlos de la fiebre amarilla. No se supo, en ese entonces, que la vacuna contenía un componente de sangre humana contaminada con HBV. La epidemia causó 28.585 casos de hepatitis B con ictericia.
¿Cómo se propaga el HBV?
El HBV se encuentra en la sangre y en ciertos fluidos corporales de las personas infectadas con hepatitis B. Estos fluidos son: suero, semen, secreciones vaginales y saliva. El HBV no se encuentra en el sudor, las lágrimas, la orina, o las secreciones respiratorias. El contacto con aun cantidades pequeñas de sangre puede causar infección.
La hepatitis B se propaga de las siguientes maneras:

  • sexo sin protección
  • uso de drogas por inyección
  • durante el parto, de la madre al hijo
  • contacto con sangre o llagas abiertas de una persona infectada
  • mordiscos humanos
  • contacto cercano entre personas que comparten la misma vivienda, o artículos de uso personal tales como navajas de rasurar, o cepillos de dientes
  • al masticar alimentos para darlos a un bebé o compartiendo goma de mascar
  • Al usar agujas sin esterilizar para: abrir agujeros en las orejas, inyectarse drogas, hacerse tatuajes o en acupuntura
  • al usar la misma aguja de vacuna en más de una persona

La hepatitis B NO se propaga de las siguientes maneras:

  • contacto casual, tal como darse la mano
  • comer alimentos preparados por una persona portadora
  • al besar en las mejillas o al besar en seco
  • al compartir utensilios de mesa, platos o tazas
  • al visitar en sus hogares a personas infectadas
  • jugar con un niño infectado
  • estornudos o tos

¿Cuáles son los síntomas de la Hepatitis B?
La mayoría de las personas que contraen hepatitis B cuando son bebés o niños no lucen o se sienten enfermos para nada. De la misma manera, más de la mitad de los adultos que contraen hepatitis B nunca presentan ningún síntoma o señales de la enfermedad. Cuando reciben los resultados de los análisis de sangre indicando que tuvieron o tienen la enfermedad se sorprenden. Si las personas presentan señales o síntomas, esto es lo que probablemente puedan observar:

  • pérdida de apetito
  • piel y ojos amarillos (ictericia)
  • náusea, vómito
  • fiebre
  • debilidad, cansancio, falta de energía para trabajar por semanas o meses
  • dolor abdominal o de las coyunturas
  • orina oscura

 

No estoy en un grupo de riesgo. ¿Cómo fue que contraje hepatitis B?
Muchas personas no saben cuándo ni cómo contrajeron la infección. Los estudios demuestran que entre el 30% y el 40% de las personas infectadas con hepatitis B no pueden identificar los factores de riesgo de la enfermedad.
¿Las personas generalmente se recuperan de hepatitis B?
Cerca del 90% de los adultos se recuperan de HBV luego de varios meses. La infección se cura de sus cuerpos y éstos se vuelven inmunes. Esto significa que no volverán a contraer hepatitis B otra vez. No son fuente de contagio y no pueden transmitir la hepatitis B a otros. Las personas inmunes generalmente no desarrollan fallo hepático o cáncer del hígado a consecuencia de la hepatitis B.
Desafortunadamente, alrededor del 10% de los adultos y la mayoría de los niños que padecen hepatitis B no se pueden volver inmunes y se convierten en portadores de hepatitis B.
¿Cómo sé si tengo, o he tenido, hepatitis B?
La única manera de saber si en este momento padece de hepatitis B, se ha recuperado, es un portador crónico, o es sensible a la hepatitis B es haciéndose análisis de sangre. Los tres análisis estándares de sangre para detectar la hepatitis B son los siguientes:
HBsAg (hepatitis B, antigen de superficie), cuando éste es “positivo” o “reactivo” significa que la persona tiene la infección de HBV en ese momento y puede transmitir la enfermedad a otros.
Anti-HBc o HBc-Ab (anticuerpos a la raíz de la hepatitis B) cuando éste es “positivo” o “reactivo” podría significar que la persona ha tenido contacto con el virus de la hepatitis B. Este es un análisis muy complicado de explicar, porque a menudo el “anti-HBc” es falso-positivo, y la interpretación del análisis puede depender de los resultados de los otros dos análisis de sangre. (Pero aunque los bancos de sangre llevan a cabo de manera rutinaria análisis de “anti-HBs,” no hacen análisis rutinarios de “anti-HBs”).
Anti-HBs o HBs-Ab (anticuerpos a hepatitis B de superficie) cuando éste es “positivo” o “reactivo” significa que la persona es inmune a la hepatitis B. Esta persona ha tenido la enfermedad en el pasado, no la volverá a tener, y por lo tanto no puede transmitirla a otros. Los resultados de este análisis son generalmente positivos después de que una persona ha recibido la vacuna de la hepatitis B. (Repitiendo: los bancos de sangre no hacen este análisis de manera rutinaria)
Interpretación de los resultados de análisis de sangre para la hepatitis B.

*ESCOBAR NERINA

*QUINTANA IRINA

*SUAREZ RUTH

*OVIEDO EMILCE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: