CANCER DE MAMA

noviembre 17, 2009

¿Qué es?

Las mamas o senos se componen de grasa, tejido conectivo y glandular. En este tejido se encuentran las glándulas productoras de leche de las que nacen unos 15 ó 20 conductos mamario, para transportar la leche hasta el pezón, rodeado por la areola. Estos lobulillos y conductos se encuentran en el estroma, un tejido adiposo, en el que también están los vasos sanguíneos y linfáticos. Los tejidos mamarios están conectados, además, con un grupo de ganglios linfáticos, localizados en la axila. Estos ganglios son claves para el diagnóstico del cáncer de mama, puesto que las células cancerosas se extienden a otras zonas del organismo a través del sistema linfático. Cuando se habla de ganglio centinela se alude, precisamente, al ganglio más cercano al lugar donde se localiza el cáncer.

Síntomas

Diversas investigaciones han encontrado un grupo de factores de riesgo, o circunstancias, que hacen a una persona más propensa para desarrollar el tumor.

  • Edad: el riesgo aumenta con la edad. La mayoría de cánceres de mama se produce sobre los 50 años; a los 60 el riesgo es más elevado y resulta muy poco frecuente por debajo de los 35 años, aunque también es posible.
  • Sexo: las mujeres son las más propensas a desarrollar cáncer de mama. Los hombres también pueden sufrirlo, pero la probabilidad es de uno por cada cien mujeres.
  • Antecedentes familiares: las posibilidades aumentan si una hermana, madre o hija ha sufrido esta enfermedad. Además este riesgo se eleva si el familiar que ha padecido cáncer lo ha hecho antes de la menopausia, o si ha afectado a los dos senos.
  • Haber sufrido otro cáncer: el riesgo de cáncer de mama aumenta si se ha sufrido previamente otro cáncer, especialmente de ovario o de colon, o un carcinoma lobular o ductal in situ (dos tipos de tumor maligno que aparecen en los lóbulos o en los conductos galactóforos de los senos, o conductos mamarios). Otro posible factor de riesgo es una hiperplasia benigna, una especie de tumor no maligno, que altera el tejido del seno.
  • Menopausia tardía (posterior a los 55 años)
  • No haber tenido hijos , o el primer parto a partir de los 30 años.
  • Factores medioambientales : se está investigando la posible influencia de pesticidas, campos electromagnéticos o contaminantes en agua y comida.
  • Estilo de vida : algunas investigaciones han hallado un posible vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo de cáncer de mama.
  • Obesidad: A pesar de no tener ninguna constatación científica definitiva, muchos investigadores indican que seguir una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, así como practicar ejercicio físico de forma regular pueden ayudar a prevenir la aparición del cáncer de mama.
  • Estrés: Una vida activa hasta límites excesivos no es conveniente ni beneficiosa. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y, en consecuencia, puede favorecer la aparición de enfermedades
  • THS: Ciertos investigadores indican que a partir de los 10 años con terapia hormonal sustitutiva (THS) puede aumentar el riesgo de cáncer, mientras que otros destacan que no importa durante cuánto tiempo se ha tomado en el pasado, puesto que el riesgo de cáncer existe entre las que siguen la terapia hormonal, no entre las que la siguieron en un pasado.

Prevención

La autoexploración y las mamografías son las herramientas más útiles para encontrar bultos sospechosos en los pechos. En general, la técnica de la mamografía facilita la detección de pequeños bultos, difíciles de predecir mediante la palpación de la mama. Este tipo de prueba debe repetirse anualmente a partir de los 45 años.

Tipos

No todos los bultos que aparecen en las mamas son un síntoma de cáncer. De hecho, nueve de cada diez bultos son benignos. Estos bultos no cancerosos pueden ser fibrosis o tumores de tejido conectivo y glandular, o bien, quistes o bolsas llenas de líquido. Los tumores benignos de mama (fibroadenomas) no constituyen un peligro para la vida y suelen tener fácil tratamiento. El principal tipo de cáncer de mama es el adenocarcinoma, que se produce en tejidos glandulares de cualquier parte del organismo. Los tumores específicos del seno son:

  • Carcinoma ductal

    (localizado en los conductos). El carcicoma ductal in situ se encuadra en los conductos mamarios o galactóforos, a través de los cuales la leche llega hasta el pezón. Si no se trata, puede extenderse más allá de los conductos mamarios y originar metástasis. Por esto es muy importante detectar a tiempo su presencia, para evitar la progresión hacia el cáncer. Esta detección sólo puede realizarse a través de pruebas específicas, como una mamografía, puesto que el carcinoma in situ no suele producir ningún síntoma. El carcinoma ductal invasor, o infiltrante invade el tejido adiposo del seno, desde uno de los conductos. El carcinoma invasor es el más frecuente de los cánceres de mama; supone aproximadamente el 80 por ciento de todos los que se producen.

  • Carcinoma lobulillar o lobular

    . Dentro de este tipo se encuentra el carcinoma lobular in situ, también llamado neoplasia lobular. El carcinoma lobular invasor sigue el mismo proceso de filtración que el carcinoma ductal invasor hacia el tejido adiposo, pero desde los lobulillos.

  • Cáncer inflamatorio de mama

    : menos frecuente. Se trata de un cáncer bastante agresivo, que crece rápido. Se denomina inflamatorio porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos y esto se manifiesta en la piel, que adquiere una apariencia gruesa y ahuecada, similar a la de una cáscara de naranja.

  • Otros tipos

    también poco frecuentes de cáncer de mama son el mucinoso o coloide, en el que las células cancerosas producen cierta mucosidad, y el medular, un tumor infiltrante, pero con mejor pronóstico que otros cánceres invasores.

  • Cáncer de Paget

    se propaga por la piel del pezón y de la areola. En este tipo de cáncer, la piel del pezón y de la areola aparece escamosa y rojiza, con ocasionales pérdidas de sangre. En ocasiones, la enfermedad de Paget puede estar asociada con un carcinoma in situ o infiltrante.

Diagnósticos

La mamografía es una prueba de imagen por rayos X que detecta la presencia del tumor en la mama, antes de que sea perceptible al tacto. Al ser el mejor método de detección, los especialistas recomiendan que todas las mujeres se realicen esta prueba cada año, a partir de los 50-55 años. Estas pruebas pueden completarse con otras más específicas, para detectar la gravedad del cáncer, tales como una resonancia magnética (RM), una ultrasonografía, o una biopsia, en la que se toma parte del tejido afectado para analizar en el laboratorio las características de las células cancerosas.

Tratamientos

Existen varios tipos de tratamiento que pueden emplearse en un cáncer de mama. La terapia que se aplique depende de muchos factores, entre los que se incluye el estadio o etapa en que se encuentre el tumor, si hay o no metástasis, el tamaño del cáncer y también de cómo sean las células cancerosas. Con la clasificación realizada por los médicos se establecen el tamaño del tumor, los ganglios linfáticos afectados y el grado de metástasis o propagación a otros órganos, si es que hay. La más utilizada es el sistema TNM, creada por el Comité Conjunto Americano del Cáncer. Cada letra alude a una característica, que se define con un número:

  • T (tamaño) , seguido de un número del 0 al 4, se refiere al tamaño del tumor, cuanto más grande es el cáncer, mayor es el número.
  • N (nódulos) , del 0 al 3, hace alusión a los ganglios linfáticos que se encuentran afectados por las células cancerosas.
  • M (metástasis) seguida de un 0 ó 1, indica si el cáncer se ha extendido (1) o no (0) a otros órganos.

En las etapas primeras del cáncer, se recurre a la cirugía para extirpar el tumor, aunque a menudo el abordaje quirúrgico se complementa con radioterapia para eliminar las células tumorales que hayan podido escapar al bisturí. Si el cáncer se encuentra diseminado en otras zonas del organismo, se emplea la quimioterapia o la terapia hormonal. Aquí también tiene cabida la administración de radioterapia, en zonas concretas donde se encuentren localizados grupos de células cancerosas.

  • Cirugía . El tipo de intervención quirúrgica depende de la extensión del tumor. Si el tamaño del tumor lo permite, el cirujano puede realizar una lumpectomía, que consiste en la extirpación de parte del tejido mamario. Con la mastectomía, en cambio, se extirpa la mama por completo. Ambas intervenciones pueden requerir la erradicación de los ganglios linfáticos más próximos (situados en la axila).
  • Radioterapia. Es un tratamiento local, al igual que la cirugía. De hecho, en ocasiones se administra radioterapia después de una intervención quirúrgica, para eliminar las células cancerosas que no hayan sido extirpadas. La radioterapia es una eleva concentración de rayos X dirigida a un punto concreto. Al aplicar este tratamiento tras extirpar un cáncer, los médicos se aseguran de erradicar por completo el tumor.
  • Quimioterapia. Junto con la terapia hormonal, son los tratamientos más utilizados en cáncer de mama. Los tratamientos hormonales persiguen detener la progresión del cáncer, alterando los niveles de hormonas femeninas. En cambio, la quimioterapia erradica las células cancerosas, destruyéndolas. Estas son las principales familias de quimioterápicos empleados contra el cáncer de mama:– Alquilantes: actúan sobre el ADN evitando que la célula cancerosa se reproduzca. A esta familia pertenece busulfán, cisplatino, ciclofosfamida, dacarbazina, ifosfamida, mecloretamina y melfalán.

    – Antimetabolitos: interfieren en el crecimiento del ADN y del ARN celular. Se encuentran en este grupo: 5-fluoracilo, metotrexato, gemcitabina, citarabina y fludarabina.

    – Antibióticos antitumorales: actúan en el ADN deteniendo la acción de ciertas enzimas causantes de la mitosis (división por la que se reproducen las células). Algunos de ellos son la bleomicina, dactinomicina, daunorubicina, doxorrubicina e idarrubicina.

    – Inhibidores de la mitosis: son sustancias de origen natural que frenan la mitosis (fórmula de reproducción celular). Estos inhibidores incluyen el paclitaxel, docetaxel, etoposida, vinblastina, vincristina y vinorelbina. La quimioterapia se administra generalmente por vía intravenosa , aunque algunas veces pueden darse quimioterápicos por vía oral o incluso intramuscular. Normalmente se deja de una a cuatro semanas entre una administración y otra de quimio. Estos ciclos o cursos los establece el oncólogo según el grado de enfermedad y la tolerancia a los efectos secundarios de la quimioterapia.

  • Terapia hormonal:Tamoxifeno: constituye el tratamiento hormonal utilizado con más frecuencia en el cáncer de mama. Este fármaco evita la liberación de estrógenos, con el fin de que las células afectadas por el cáncer no sigan extendiéndose.

    Toremifeno: al igual que el tamoxifeno, es un modulador del receptor estrógenico y parece haber demostrado eficacia en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer de mama.

    Progestágenos: estas hormonas se producen de forma natural en el organismo de las mujeres, pero sus derivados artificiales pueden ser útiles en determinados tumores de mama. Junto con los progestágenos, otras terapias hormonales pueden ser la aromatasa, los análagos de la LHRH y la somatostatina, estos últimos suelen utilizarse entre las pacientes postmenospáusicas.

Otros datos

Efectos secundarios del tratamiento

  • Náuseas y vómitos : para evitarlos se pueden requerir medicamentos antieméticos (contra los vómitos). El médico le indicará no sólo los que debe tomar antes de la sesión de quimio, sino también los que tendrá que tomar en su casa. Procure beber mucho líquido, pues es útil frente a las náuseas. Irán remitiendo cuando pasen unos días tras el tratamiento.
  • Pérdida de cabello: a pesar de no ser un efecto grave, es motivo de angustia e insatisfacción para la mayoría de las pacientes, pues influye en la percepción de su propia imagen. Generalmente, la caída del cabello comienza a las dos o tres semanas del primer ciclo de terapia, remite al finalizar el tratamiento y el pelo vuelve a crecer a su velocidad normal.
  • Irritaciones en la boca: con la quimioterapia son frecuentes las mucosistis o irritaciones bucales. Es un trastorno más molesto que preocupante pues produce ardores en la boca. Para reducir esta alteración se recomienda extremar la higiene bucal y emplear cepillos de dientes con cerdas suaves, que no dañen las encías. También ayudan los enjuagues antisépticos.
  • Anemia: uno de los efectos secundarios más importantes en la quimioterapia es la reducción de la cantidad de glóbulos rojos en sangre. La anemia se manifiesta a través del cansancio, la debilidad y la palidez extrema. En ocasiones puede requerir una transfusión de sangre. También puede aparecer plaquetopenia o disminución excesiva de las plaquetas (las células sanguíneas que coagulan la sangre en caso de heridas). Este efecto produce un aumento de los hematomas (cardenales) o sangrado en encías y nariz.
  • Neutropenia: es otro de los efectos más vigilados por los médicos debido a la gravedad. Consiste en la reducción de los glóbulos blancos o leucocitos (las células que nos defienden de la intrusión de elementos patógenos, como virus o bacterias). La neutropenia favorece la aparición de infecciones (fiebre, infección de orina, dolor de garganta). Cáncer de mama en hombres Uno de cada 100 casos de cáncer de mama se produce en un varón.
    Pese a que la frecuencia es menor que entre las mujeres, los hombres que sufren un cáncer de mama suelen tener un peor pronóstico de la enfermedad. Esta diferencia no se debe a que el tumor mamario en los hombres sea de un peor tipo, sino sencillamente a que se diagnostica bastante más tarde que entre las mujeres sobre todo por desinformación.
    El riesgo de que un hombre desarrolle cáncer de mama aumenta si lo ha padecido alguien en su familia directa y también si ha sufrido el llamado síndrome de Klinefelter, una alteración por la que no se produce testosterona. Otros factores de riesgo son haber padecido enfermedades testiculares o sufrir sobrepeso. Los tratamientos que recibe un varón afectado por este tumor son los mismos que los aplicados a las mujeres
  • sintomas

*ESCOBAR NERINA

*QUINTANA IRINA

*SUAREZ RUTH

*OVIEDO EMILCE

hepatitis A y B

noviembre 17, 2009

¿Qué es la Hepatitis A?
La hepatitis A es una enfermedad del hígado. La hepatitis hace que el hígado se inflame y deje de funcionar correctamente.
Usted necesita que su hígado esté sano. Este órgano desempeña muchas funciones para mantenerlo vivo. El hígado combate las infecciones y detiene las hemorragias. Elimina medicamentos, drogas y otras sustancias tóxicas del torrente sanguíneo. También almacena energía que puede usarse en caso necesario.
Causa de la Hepatitis A
La hepatitis A es causada por un virus. Un virus es un germen que causa enfermedad. (Por ejemplo, la influenza es causada por un virus.) La gente puede transmitir los virus a otras personas. El que causa la hepatitis A se llama virus de la hepatitis A.
¿Cómo Puedo Contraer la Hepatitis A?
La hepatitis A se propaga por medio de tocar el excremento de una evacuación intestinal.
Usted puede contraer la hepatitis A por medio de

  • Tocar el excremento de una persona infectada (por ejemplo, cuando se le cambia el pañal a un bebé infectado), y luego comer o beber con las manos sucias.
  • Comer alimentos preparados por alguien que tocó el excremento infectado.
  • Beber agua contaminada con excremento infectado (este problema existe en los países en desarrollo).
  • Tener relaciones sexuales anales con una persona infectada.

Es posible que contraiga la hepatitis A al besar a una persona infectada.
¿Quiénes Pueden Contraer la Hepatitis A?
Cualquier persona puede contraer la hepatitis A.
Pero algunas personas son más propensas que otras:

  • Las personas que viven con alguien que tiene hepatitis A.
  • Los niños que asisten a guarderías.
  • Las personas que trabajan en una guardería de niños.
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.
  • Las personas que viajan a otros países.



Síntomas
Podría ser que

  • Se sienta cansado.
  • Tenga náuseas.
  • Le dé fiebre.
  • Pierda el apetito.
  • Tenga dolor de estómago.
  • Le dé diarrea.

Algunas personas presentan

  • Oscurecimiento de la orina.
  • Excremento de color claro.
  • Color amarillento de los ojos y la piel.

Algunas personas no presentan ningún síntoma.
Si usted tiene síntomas o cree que podría padecer de hepatitis A, acuda a un médico. El médico le hará pruebas de sangre.


¿Cómo se Trata la Hepatitis A?
La mayoría de las personas que contraen la hepatitis A se recuperan por sí solas en pocas semanas.
Puede ser que usted necesite reposar en cama durante varios días o semanas, y no deberá ingerir bebidas alcohólicas hasta que se recupere. El médico le puede recetar medicamentos para aliviar los síntomas.
¿Cómo Puedo Protegerme?
Puede vacunarse contra la hepatitis A.
Una vacuna es una droga que usted puede recibir cuando está sano que impide que usted se enferme. Las vacunas le enseñan a su organismo atacar ciertos virus, como el virus de la hepatitis A.
La vacuna de la hepatitis A se aplica en inyecciones. Los niños pueden recibir la vacuna después de haber cumplido los dos años de edad. Los niños de entre 2 y 18 años de edad deben recibir tres inyecciones en el plazo de un año. Los adultos deben recibir dos inyecciones en el plazo de 6 a 12 meses.
Es necesario que se apliquen todas las inyecciones para quedar protegido. Si no recibió alguna inyección, llame inmediatamente a su médico o consultorio para que le den una nueva cita.
Usted puede protegerse así mismo y proteger a los demás de la hepatitis A de las siguientes maneras:

  • Siempre lávese las manos después de ir al baño y antes de preparar los alimentos o comer.
  • Use guantes si tiene que tocar el excremento de otras personas. Lávese las manos después de hacerlo.
  • Cuando visite otro país, beba agua embotellada. (Y no use cubitos de hielo ni lave la fruta y la verdura con agua del grifo.)

3. ¿Qué es la Hepatitis B?
La hepatitis B es un problema grave de salud que afecta a personas de todas las edades en Estados Unidos y en el mundo entero. En los Estados Unidos, más de 240.000 personas contraen hepatitis B cada año. La enfermedad causa un virus altamente infeccioso que ataca al hígado. La infección del virus de la hepatitis B (HBV, por sus siglas en inglés) puede conllevar a padecer: una enfermedad grave, daños al hígado, y en algunos casos, la muerte.
La mejor manera de protegerse en contra de la hepatitis B es poniéndose la vacuna contra esa enfermedad, la cual han probado que es segura y eficaz.
¿Quiénes corren el riesgo de contraer hepatitis B?
Cerca del cinco por ciento de la población en los EEUU contraerá hepatitis B en algún momento en su vida. Si usted participa en ciertos tipos de comportamiento, su riesgo a contraer hepatitis B puede aumentar. Usted puede estar en riesgo de contraer hepatitis B si:

  • tiene un trabajo en el que está expuesto a sangre humana
  • comparte su vivienda con alguien que padece de infección permanente de HBV
  • se inyecta drogas
  • tiene relaciones sexuales con alguien infectado con HBV
  • tiene relaciones sexuales con más de una persona durante un periodo de seis meses
  • recibió una transfusión de sangre antes de que hubiera disponible mejores análisis de sangre (1975)
  • es hijo de padres que nacieron en Asia, África, la cuenca del Amazonas, las islas del Pacífico, Europa Oriental o el Medio Oriente
  • nació en una de las regiones mencionadas arriba
  • es hijo adoptivo proveniente de una de las regiones mencionadas arriba
  • es nativo de Alaska
  • es paciente o trabaja en una institución para personas con problemas de desarrollo
  • padece de hemofilia
  • estará recluido en una institución correccional por un largo tiempo
  • sale del país hacia áreas en las que existe un alto índice de hepatitis B.

En EEUU la epidemia más grande de hepatitis B ocurrió en 1942 entre el personal militar, cuando los vacunaron para protegerlos de la fiebre amarilla. No se supo, en ese entonces, que la vacuna contenía un componente de sangre humana contaminada con HBV. La epidemia causó 28.585 casos de hepatitis B con ictericia.
¿Cómo se propaga el HBV?
El HBV se encuentra en la sangre y en ciertos fluidos corporales de las personas infectadas con hepatitis B. Estos fluidos son: suero, semen, secreciones vaginales y saliva. El HBV no se encuentra en el sudor, las lágrimas, la orina, o las secreciones respiratorias. El contacto con aun cantidades pequeñas de sangre puede causar infección.
La hepatitis B se propaga de las siguientes maneras:

  • sexo sin protección
  • uso de drogas por inyección
  • durante el parto, de la madre al hijo
  • contacto con sangre o llagas abiertas de una persona infectada
  • mordiscos humanos
  • contacto cercano entre personas que comparten la misma vivienda, o artículos de uso personal tales como navajas de rasurar, o cepillos de dientes
  • al masticar alimentos para darlos a un bebé o compartiendo goma de mascar
  • Al usar agujas sin esterilizar para: abrir agujeros en las orejas, inyectarse drogas, hacerse tatuajes o en acupuntura
  • al usar la misma aguja de vacuna en más de una persona

La hepatitis B NO se propaga de las siguientes maneras:

  • contacto casual, tal como darse la mano
  • comer alimentos preparados por una persona portadora
  • al besar en las mejillas o al besar en seco
  • al compartir utensilios de mesa, platos o tazas
  • al visitar en sus hogares a personas infectadas
  • jugar con un niño infectado
  • estornudos o tos

¿Cuáles son los síntomas de la Hepatitis B?
La mayoría de las personas que contraen hepatitis B cuando son bebés o niños no lucen o se sienten enfermos para nada. De la misma manera, más de la mitad de los adultos que contraen hepatitis B nunca presentan ningún síntoma o señales de la enfermedad. Cuando reciben los resultados de los análisis de sangre indicando que tuvieron o tienen la enfermedad se sorprenden. Si las personas presentan señales o síntomas, esto es lo que probablemente puedan observar:

  • pérdida de apetito
  • piel y ojos amarillos (ictericia)
  • náusea, vómito
  • fiebre
  • debilidad, cansancio, falta de energía para trabajar por semanas o meses
  • dolor abdominal o de las coyunturas
  • orina oscura

 

No estoy en un grupo de riesgo. ¿Cómo fue que contraje hepatitis B?
Muchas personas no saben cuándo ni cómo contrajeron la infección. Los estudios demuestran que entre el 30% y el 40% de las personas infectadas con hepatitis B no pueden identificar los factores de riesgo de la enfermedad.
¿Las personas generalmente se recuperan de hepatitis B?
Cerca del 90% de los adultos se recuperan de HBV luego de varios meses. La infección se cura de sus cuerpos y éstos se vuelven inmunes. Esto significa que no volverán a contraer hepatitis B otra vez. No son fuente de contagio y no pueden transmitir la hepatitis B a otros. Las personas inmunes generalmente no desarrollan fallo hepático o cáncer del hígado a consecuencia de la hepatitis B.
Desafortunadamente, alrededor del 10% de los adultos y la mayoría de los niños que padecen hepatitis B no se pueden volver inmunes y se convierten en portadores de hepatitis B.
¿Cómo sé si tengo, o he tenido, hepatitis B?
La única manera de saber si en este momento padece de hepatitis B, se ha recuperado, es un portador crónico, o es sensible a la hepatitis B es haciéndose análisis de sangre. Los tres análisis estándares de sangre para detectar la hepatitis B son los siguientes:
HBsAg (hepatitis B, antigen de superficie), cuando éste es “positivo” o “reactivo” significa que la persona tiene la infección de HBV en ese momento y puede transmitir la enfermedad a otros.
Anti-HBc o HBc-Ab (anticuerpos a la raíz de la hepatitis B) cuando éste es “positivo” o “reactivo” podría significar que la persona ha tenido contacto con el virus de la hepatitis B. Este es un análisis muy complicado de explicar, porque a menudo el “anti-HBc” es falso-positivo, y la interpretación del análisis puede depender de los resultados de los otros dos análisis de sangre. (Pero aunque los bancos de sangre llevan a cabo de manera rutinaria análisis de “anti-HBs,” no hacen análisis rutinarios de “anti-HBs”).
Anti-HBs o HBs-Ab (anticuerpos a hepatitis B de superficie) cuando éste es “positivo” o “reactivo” significa que la persona es inmune a la hepatitis B. Esta persona ha tenido la enfermedad en el pasado, no la volverá a tener, y por lo tanto no puede transmitirla a otros. Los resultados de este análisis son generalmente positivos después de que una persona ha recibido la vacuna de la hepatitis B. (Repitiendo: los bancos de sangre no hacen este análisis de manera rutinaria)
Interpretación de los resultados de análisis de sangre para la hepatitis B.

*ESCOBAR NERINA

*QUINTANA IRINA

*SUAREZ RUTH

*OVIEDO EMILCE

Mal de chagas .

noviembre 17, 2009

Es un estado nutricional anormal originado por una ingestión deficiente de nutrientes según los requerimientos fisiológicos.
En la malnutrición primaria, la causa del cuadro está relacionada con la deficiente ingesta de alimentos y el entorno
(biológico, socio-económico)
y no por problemas particulares del organismo, razón por la cual generalmente afecta a grupos sociales y
comunidades más que a individuos aislados. Durante ciertas etapas de la vida,
el cuerpo requiere un mayor aporte de nutrientes: la niñez, la adolescencia, el embarazo y la lactancia.

Los síntomas varían según el nutriente deficiente.
La malnutrición calórico-proteica (o marasmo) durante la infancia afecta la maduración del sistema nervioso central.
Sus consecuencias se manifiestan como retraso en el desarrollo mental y en la capacidad motora y de aprendizaje.
Las deficiencias de vitaminas y minerales originan múltiples manifestaciones. Cuando no se ingieren cantidades adecuadas
de proteínas o éstas no tienen alto valor biológico se altera el crecimiento
y disminuye el rendimiento energético de los alimentos. La malnutrición proteínica produce alteración en la mucosa
epitelial del intestino lo que, a su vez,
afecta la producción de enzimas intestinales y termina afectando el proceso de la
digestión de carbohidratos y la absorción de lípidos. Los hidratos de carbono tienen la propiedad de retener agua y electrolitos: las dietas
que no aportan suficientes cantidades de estos nutrientes provocan pérdida de agua,
sodio y potasio produciendo fatiga y pérdida de peso.

Enfermedades de la pobreza : Desnutrición.

noviembre 17, 2009

Es un estado nutricional anormal originado por una ingestión deficiente de nutrientes según los requerimientos fisiológicos.
En la malnutrición primaria, la causa del cuadro está relacionada con la deficiente ingesta de alimentos y el entorno
(biológico, socio-económico)
y no por problemas particulares del organismo, razón por la cual generalmente afecta a grupos sociales y
comunidades más que a individuos aislados. Durante ciertas etapas de la vida,
el cuerpo requiere un mayor aporte de nutrientes: la niñez, la adolescencia, el embarazo y la lactancia.

Los síntomas varían según el nutriente deficiente.
La malnutrición calórico-proteica (o marasmo) durante la infancia afecta la maduración del sistema nervioso central.
Sus consecuencias se manifiestan como retraso en el desarrollo mental y en la capacidad motora y de aprendizaje.
Las deficiencias de vitaminas y minerales originan múltiples manifestaciones. Cuando no se ingieren cantidades adecuadas
de proteínas o éstas no tienen alto valor biológico se altera el crecimiento
y disminuye el rendimiento energético de los alimentos. La malnutrición proteínica produce alteración en la mucosa
epitelial del intestino lo que, a su vez,
afecta la producción de enzimas intestinales y termina afectando el proceso de la
digestión de carbohidratos y la absorción de lípidos. Los hidratos de carbono tienen la propiedad de retener agua y electrolitos: las dietas
que no aportan suficientes cantidades de estos nutrientes provocan pérdida de agua,
sodio y potasio produciendo fatiga y pérdida de peso.

 

 

 

 

EL COLERA

noviembre 17, 2009

El cólera es una infección intestinal aguda, grave, que se caracteriza por la aparición de evacuaciones diarreicas abundantes, con vómito y deshidratación que puede llevar al paciente a acidosis y colapso circulatorio en el término de 24 horas y en los casos no tratados puede ocasionar la muerte. Son comunes los casos leves en los cuales unicamente se presenta diarrea y esto es lo característico en los niños.
El cólera es causado por un agente infeccioso; se trata de un bacilo aerobio, Gram negativo, con un sólo flagelo polar que le da gran movilidad llamado Vibrio cholerae. El vibrión del cólera sobrevive por periodos hasta de 7 días fuera del organismo, especialmente en ambientes húmedos y templados; en el agua sobrevive unas cuantas horas y algunas semanas si ésta se encuentra contaminada con material orgánico.
SÍNTOMAS
Los primeros síntomas de la enfermedad por Vibrio cholerae se presentan 2 a 5 días después de la infección y están dados por la acción de la toxina colérica que se fija a nivel de la membrana de la célula intestinal ocasionando vómito, evacuaciones líquidas muy abundantes con restos de mucosa intestinal “agua de arroz” y borborismos con dolor abdominal. La pérdida de agua por heces puede alcanzar cantidades como 15 a 24 litros por día, lo que ocasiona una deshidratación tan severa que puede matar al enfermo por choque hipovolémico y desequilibrio electrolítico y ácido base.
Las evacuaciones prácticamente no tienen proteínas, las concentraciones de sodio son iguales a las del plasma; sin embargo, las concentraciones de potasio y bicarbonato son cinco veces mayores que las del plasma, de ahí que los pacientes con frecuencia desarrollen acidosis metabólica e hipocalemia. La mortalidad en casos hospitalizados y tratados adecuadamente a base de líquidos, electrolitos y glucosa es menor al 1%; sin embargo, en aquellos casos que no reciben una atención oportuna y adecuada, este porcentaje puede llegar hasta 60% sobre todo en niños menores de 5 años con desnutrición.
CORIA-GONZALEZ BAINE-ALIA-VILLAFAÑE

Gripe A (H1N1)

noviembre 17, 2009

¿Qué es la gripe?

La gripe es una enfermedad que afecta desde la antigüedad a las personas y a otras especies animales (aves, cerdos…) y que causa epidemias cada año, principalmente durante los meses de invierno. Esta enfermedad la producen distintos tipos de virus que además pueden combinarse entre ellos dando lugar a una nueva gripe. La gripe es muy contagiosa ya que se transmite fácilmente de una persona a otra a través de las gotitas de saliva o secreciones que expulsamos al hablar, toser o estornudar. Síntomas Los síntomas habituales de la gripe son:

* Fiebre (más de 38ºC).

* Tos.

* Malestar general.

También se puede tener dolor de cabeza, dolor de garganta, estornudos, dolores musculares y, a veces, diarrea y vómitos.

Necesitas informarte Cada cierto tiempo los virus pueden cambiar a tipos muy diferentes de los que existían en los años anteriores y frente a los que, por ser nuevos, no tenemos defensas por lo que se contagia mucha más gente de lo habitual. Todo el mundo puede contagiarse.

A lo largo de la historia se han producido varias pandemias de gripe, por ejemplo la de 1918, conocida como gripe española. Esta pandemia produjo muchas muertes ya que no se disponía de los sistemas de salud con los que ahora contamos y además tenía una alta virulencia. La pandemia actual está causada por un nuevo subtipo del virus de la gripe A (H1N1), y hasta ahora tiene un carácter leve, si bien esto podría cambiar a lo largo de los meses. Gripe estacional

La gripe estacional es la que se presenta cada año durante los meses de invierno. Todos los años muere gente a causa de las complicaciones que se producen por ella y por eso se recomienda que se vacunen las personas que tienen mas probabilidad de sufrir complicaciones. Este año también se espera que haya gripe estacional. Muchas personas están ya protegidas por haber generado defensas en años anteriores. No obstante, como cada año, se ha desarrollado una campaña de vacunación dirigida a los grupos de población habituales. Aunque la vacuna de la gripe estacional no protege contra el nuevo virus de la gripe A (H1N1), se recomienda unánimemente que todas las personas pertenecientes a los grupos de riesgo habituales se vacunen, como hacen cada año. Cabe la posibilidad de que ambas gripes puedan coincidir en el tiempo. Los antivirales y la vacuna Los medicamentos que se están empleando para tratar la gripe en la forma que establecen los protocolos clínicos se llaman antivirales. Hay dos medicamentos: oseltamivir (cuyo nombre comercial es Tamiflu) y zanamivir (con el nombre comercial de Relenza). Ninguno de estos medicamentos cura. Actúan disminuyendo la duración de la enfermedad en aproximadamente un día y la posibilidad de complicaciones. Por todo ello, actualmente sólo están indicados en personas con gripe que requieran hospitalización o aquellas que, hasta el momento, presentan una mayor probabilidad de sufrir complicaciones. En estas personas se considera que, ante el diagnóstico de gripe, el beneficio de la administración de estos fármacos supera el riesgo de los posibles efectos adversos que presenta cualquier medicamento. Como todos los medicamentos, Tamiflu y Relenza, tienen efectos secundarios y contraindicaciones, por tanto, debe ser un médico el que decida cuando hay que tomarlos. Los Grupos de Expertos reevalúan, de manera continuada, los protocolos y estas indicaciones de tratamiento.

La vacuna de la gripe pandémica A (H1N1), está disponible a partir del 16 de noviembre para los grupos de población considerados prioritarios por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) para recibir la vacuna pandémica, que inicialmente son:

* Mujeres embarazadas

* Trabajadores socio-sanitarios o Todos los trabajadores de los centros sanitarios, tanto de atención primaria como hospitalaria, pública y privada. o Personal empleado en residencias de la tercera edad y en centros de atención a enfermos crónicos que tengan contacto continúo con personas vulnerables. * Personas que trabajan en servicios públicos esenciales o Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local. o Bomberos. o Servicios de protección civil. o Personas que trabajan en los teléfonos de los servicios de emergencias sanitarias. o Trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial.

* Personas mayores de 6 meses de edad que, por presentar una condición clínica especial, tienen un mayor riesgo de complicaciones derivadas de la infección por el virus pandémico (H1N1) 2009. Estas condiciones clínicas son: o Enfermedades cardiovasculares crónicas (excluyendo la hipertensión). o Enfermedades respiratorias crónicas (incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma moderada-grave persistente). o Diabetes mellitus tipo I y tipo II con tratamiento farmacológico. o Insuficiencia renal moderada-grave. o Hemoglobinopatías y anemias moderadas-graves. o Falta de bazo. o Enfermedad hepática crónica avanzada. o Enfermedades neuromusculares graves. o Pacientes con inmunosupresión (incluyendo la originada por infección por VIH, o por fármacos, o en los receptores de trasplantes). o Obesidad mórbida (índice de masa corporal igual o superior a 40). o Personas menores de 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye. En nuestro país la vacunación es voluntaria, incluso en los grupos en los que ésta se recomienda de forma prioritaria, tal y como ha ocurrido en todas las campañas de vacunación que se han llevado a cabo. La vacuna no siempre evita la enfermedad, pero da cierta protección frente a ella reduciendo el riesgo de complicaciones.

Cáncer de páncreas

noviembre 17, 2009

El páncreas desempeña un papel muy importante en el proceso digestivo, produciendo enzimas esenciales en la digestión de la comida. La otra función del páncreas, que puede describirse como “control del combustible”, es la de producir insulina, que afecta a las personas con diabetes. Más del 95% de las células del páncreas son glándulas exocrinas, encargadas de producir jugo pancreático, que contiene enzimas que desintegran las grasas y las proteínas de la alimentación para que las sustancias nutritivas puedan ser absorbidas por el intestino delgado y utilizadas por el organismo para reparar tejidos o para favorecer el crecimiento.

Unos conductos denominados exocrinos llevan el jugo pancreático al conducto biliar común y, eventualmente, al intestino delgado. Sólo un pequeño porcentaje de las células del páncreas son glándulas endocrinas, dispuestas en pequeños grupos o cúmulos llamados islotes de Langerhans. Las células de los islotes liberan tres hormonas (insulina, glucagón y somatostatina) que hacen posible que el cuerpo metabolice (descomponga y digiera) la comida. También regulan el uso que el cuerpo hace de la glucosa, que es la fuente de energía para muchas de las actividades diarias de todas las células.

Cuando el páncreas funciona normalmente, la concentración de glucosa en sangre varía como respuesta a una extensa variedad de sucesos, situaciones de estrés o infecciones, pero permanece en sus límites normales.

Causas

* Factor genético : Los cambios o mutaciones que se producen en el ADN de las personas indican que podrían ser éstos los responsables de que las células del páncreas se transformen en cancerosas. Por tanto, es posible que los cambios en el ADN heredados de una generación a otra aumenten el riesgo no sólo desarrollar este tipo de cáncer, sino incluso otros, ya que comportan la activación de oncogenes (cancerosos) o la desactivación de genes supresores de tumores.
* Edad: El riesgo de padecer cáncer de colon aumenta a partir de los 50 años. La mayoría de los pacientes tienen entre 60 y 80 años en el momento de ser diagnosticados.
* Sexo : La probabilidad de padecer esta enfermedad es un 30 por ciento más elevada en los hombres que en las mujeres.
* Raza: Las personas de raza negra tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de páncreas que las personas de raza blanca o asiática.
* Tabaco
* Alimentación: una dieta rica en carne y grasas aumenta el riesgo, mientras que las frutas, verduras y alimentos que contienen fibra parecen tener un efecto protector.
* El cáncer de páncreas es más común en personas que padecen diabetes .
* La pancreatitis crónica o inflamación persistente del páncreas, también se asocia con el aumento del riesgo de desarrollar cáncer en este órgano, ante la evidencia de que algunas familias presentan cierta tendencia a sufrir pancreatitis crónica, que se cree que puede deberse a una mutación genética heredada. Así, este factor de riesgo enlaza con el primero, exponiendo la posibilidad de que el responsable sea el gen que se encarga de fabricar cierta enzima digestiva.
* La exposición intensa a ciertos productos químicos(pesticidas, colorantes y sustancias químicas relacionadas con la gasolina) se consideran factores de riesgo laborales ante la posibilidad de desarrollar este cáncer.
Síntomas

Más del 90% de los pacientes presentan generalmente los siguientes síntomas:

* Dolor en la región superior o media del abdomen
* Ictericia (piel amarillenta)
* Pérdida de peso
* Náuseas .


Otros síntomas que también pueden aparecer, según los casos son:

* Pancreatitis aguda (inflamación del páncreas)
* Diabetes mellitus
* Debilidad
* Diarrea
* Espasmos

Prevención

La mejor forma de prevenir el cáncer de páncreas es evitar algunos factores de riesgo como fumar, una alimentación rica en carne y grasas y la exposición a ciertos productos químicos (pesticidas, colorantes y derivados del petróleo). Las personas recién diagnosticadas de cáncer de páncreas acostumbran a reaccionar mostrando un estado de shock y estrés. Estas reacciones pueden dificultar la relación entre el médico y el paciente. Por este motivo, es importante que el afectado emplee sistemas (anotaciones escritas o grabadas) para recordar las indicaciones del médico y -si lo cree necesario- todas las preguntas que quiera efectuar. Las distintas formas de enfrentarse a la enfermedad pueden consistir en:

* Contar con el apoyo de grupos de ayuda. También es aconsejable que el paciente se ponga en contacto con alguna de las asociaciones dedicadas a asesorar y ayudar a las personas afectadas por este tipo de enfermedades.
* Seguir una dieta equilibrada puede ayudar al paciente a sentirse mejor, a tener energías para enfrentarse al tratamiento y a sobrellevar la enfermedad lo mejor posible.
* Estar inmerso en un entorno social (amigos y familiares) que ofrezca comprensión y soporte moral.

Diagnósticos

Si se tienen síntomas, el médico hace un reconocimiento y ordena pruebas para ver si hay cáncer y determinar cuál debe ser el tratamiento. Entre las principales pruebas diagnósticas se encuentran:

* Ecografía o prueba de ultrasonido (se utilizan ondas sonoras para detectar tumores).
* Tomografía axial computerizada (TAC) : un tipo especial de radiografía con la que se obtiene, mediante ordenador, una imagen del interior del abdomen.
* Resonancia magnética (RM) , que utiliza ondas magnéticas para crear una imagen del interior del abdomen, y ver si el cáncer está obstruyendo de manera parcial el riego sanguíneo de algún órgano no afectado.
* Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. Consiste en introducir por la garganta un tubo flexible que pasa a través del estómago y llega al intestino delgado. El médico puede mirar por el tubo e inyectar un colorante para que el área pueda verse con mayor claridad en una radiografía.
* Biopsia: Introducción de una aguja fina en el páncreas para extraer algunas células. Las células pueden observarse después en el microscopio.
* La colangiografía transhepática percutánea: Se introduce una aguja delgada en el hígado por el lado derecho y se inyecta colorante en los conductos biliares del hígado para que se puedan ver los bloqueos en la radiografía.
* Cirugía. El médico hace un corte en el abdomen y observará el páncreas y los tejidos que lo rodean para detectar la presencia de cáncer. Si existe un cáncer y no parece haberse propagado a otros tejidos, el médico puede extirpar el tumor.

Tratamientos

Se emplean cuatro clases de tratamiento:

* 1. Cirugía. Puede emplearse cirugía para extraer el tumor. El médico puede extraer el cáncer por medio de alguna de las siguientes operaciones:

Operación de Whipple, durante la cual se extrae la cabeza del páncreas, parte del intestino delgado y algunos de los tejidos que lo rodean. Se deja una porción suficiente del páncreas para que el órgano continúe produciendo jugos digestivos e insulina.

Pancreatectomía total, mediante la que se extrae todo el páncreas, parte del intestino delgado, parte del estómago, el conducto biliar, la vesícula biliar, el bazo y la mayoría de los ganglios linfáticos de la región.

Pancreatectomía distal, en la cual se extrae el cuerpo y la cola del páncreas. Si el cáncer se ha diseminado y no puede ser extraído, el médico puede operar con el fin de aliviar síntomas.

Desvío biliar: Si el cáncer está bloqueando el intestino delgado y se acumula bilis en la vesícula biliar, el médico puede desviar todo el intestino delgado o parte de él. Durante esta operación, se corta la vesícula biliar o el conducto biliar y se une al intestino delgado.

Tambiénpueden realizarse procedimientos de radiografía para instalar un catéter con el fin de drenar la bilis que se ha acumulado en el área. Mediante este procedimiento, el médico puede drenar el catéter por medio de un tubo externo o el catéter puede pasar alrededor del área bloqueada y drenar la bilis en el intestino delgado. Además, si el cáncer está bloqueando el flujo de alimentos del estómago, el estómago puede unirse directamente al intestino delgado para que el paciente pueda continuar comiendo normalmente.

* 2. Radioterapia.Consiste en utilizar radiaciones de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir tumores. La radiación puede proceder de una máquina (radioterapia externa), o de materiales que producen radiación (radioisótopos) introducidos a través de tubos plásticos delgados en el área donde se encuentran las células cancerosas (radioterapia interna).
* 3. Quimioterapia.La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para eliminar células cancerosas. Puede tomarse por vía oral o administrarse por medio de una aguja en una vena o músculo. La quimioterapia se considera un tratamiento sistémico, ya que el medicamento se introduce en el flujo sanguíneo, viaja a través del cuerpo y puede eliminar también células cancerosas que se hallen fuera del páncreas.
* 4. Terapia biológica.Este tipo de terapia trata de establecer las diferencias entre las células de tejido pancreático canceroso y normal, y luego tratar de que el cuerpo combata el cáncer. En ella se emplean materiales fabricados por el propio organismo o elaborados en un laboratorio para estimular, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad. Algunas terapias biológicas también se conocen como terapias modificadoras de la respuesta biológica o inmunoterapia.
El tratamiento para el cáncer de páncreas depende tanto de la etapa en que se encuentre la enfermedad como de la edad y estado de salud general del paciente. El paciente puede seguir el tratamiento estándar, que en pacientes que participaron en estudios anteriores se mostró eficaz, u optar por participar en un ensayo clínico de los que están en curso, que están diseñados para encontrar mejores maneras de tratar a los pacientes con cáncer y se basan en la información más actualizada.
Otros datos

Efectos secundarios. Los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer dependen del tipo y extensión del mismo, del tratamiento que se haya seguido y del estado de salud del paciente.

* Los efectos secundarios de la cirugía dependen de la extensión de la operación:
– Dolor durante los primeros días, que puede ser controlado con medicamentos.
– Debilidad o cansancio.
– Problemas digestivos, que se alivian siguiendo una dieta adecuada.
* Los efectos secundarios de la radioterapia dependen de la dosis y la intensidad. Entre los más comunes figuran:
– Debilidad y cansancio.
– Pérdida de cabello.
– Picores.
– Problemas digestivos (diarrea, vómitos…).
* Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los medicamentos específicos que se toman:
– Problemas digestivos (vómitos, diarrea…)
– Sangrado
– Pérdida de apetito
– Debilidad
– Sarpullidos
* Los efectos secundarios causados por la terapia biológica varían según el tipo de tratamiento seguido:
– Fiebre
– Náuseas y vómitos
– Diarrea
– Debilidad
– Pérdida del apetito
– Sarpullidos
– Morados e hinchazón

Vacuna BCG (Antituberculosa)

noviembre 17, 2009

La vacuna BCG protege contra la tuberculosis, y es efectiva y segura para prevenir las formas severas de la enfermedad.
Está compuesta por una suspensión de bacterias vivas atenuadas, denominadas bacilos de Calmette Guerin (BCG), en homenaje a sus descubridores.

La primera dosis puede administrarse desde el nacimiento, siempre que el peso del bebé supere los 2kg. A partir del 22/02/07, el Calendario de Vacunación Oficial de nuestro país contempla sólo la dosis de recién nacido (resolución 195/07). Para visualizar el contenido de la resolución haga clic aquí.
Forma de aplicación
Esta vacuna se aplica en la parte superior del brazo derecho, en forma intradérmica, lo que provoca la aparición de una pequeña elevación en la piel, inmediatamente después de la vacunación.
Evolución de la vacuna después de la aplicación
Es común que se forme un nódulo en el sitio de aplicación, generalmente después de 14 días, y llegue a su máximo desarrollo alrededor del mes. Este nódulo puede ulcerarse, supurar y transformarse luego en una cicatriz, proceso que dura habitualmente alrededor de tres meses. Si bien esta es la evolución más frecuente, el nódulo y la cicatriz no se forman en todos los niños vacunados.
Efectos adversos

  • El efecto adverso más frecuente es la prolongación de la ulceración en el lugar donde se aplicó la vacuna. Es importante tener en cuenta que la lesión se resuelve sin ningún tipo de tratamiento específico, y que solo debe limpiarse la zona con agua y jabón.

 

  • Otra reacción que puede producirse es la inflamación del ganglio de la axila del mismo lado en el que se administró la vacuna.

Precauciones y contraindicaciones

  • Es aconsejable no administrar esta vacuna a las embarazadas, como tampoco a quienes padezcan cuadros febriles agudos. No deben recibir esta vacuna las personas con alteración de la inmunidad ni aquellas en tratamiento con drogas que alteren la inmunidad, como por ejemplo corticoides en altas dosis por tiempo prolongado o quimioterapia.

 

  • El antecedente de una reacción alérgica severa con dosis previa, contraindica la aplicación.

Cancer de Prostata!

noviembre 17, 2009

¿Que es el cáncer de próstata?

 

La próstata es la glándula sexual del hombre encargada de producir el semen. Es del tamaño de una nuez y se encuentra debajo de la vejiga de la orina, rodeando a la uretra. A diferencia de otro tipo de cáncer, el de próstata se caracteriza por evolucionar de forma muy lenta. El cáncer de próstata es extremadamente frecuente, aun cuando su causa exacta sea desconocida. Cuando se examina al microscopio el tejido prostático obtenido tras una intervención quirúrgica o en una autopsia, se encuentra cáncer en el 50 por ciento de los hombres mayores de 70 años y prácticamente en todos los mayores de 90.

 

Causas

 

Factores genéticos: Aunque existen indicios que involucran a los factores genéticos en la causa del cáncer prostático, es difícil separar estos factores de los factores ambientales. Estudios genéticos han mostrado que existe un gen específico del cromosoma 1 ó gen HPC-1 que aumenta la probabilidad de contraer cáncer de próstata.

Factores hormonales: Varias estudios han sugerido que los factores hormonales pueden tener importancia en el desarrollo del cáncer de próstata. Éstos incluyen:

  • – La dependencia de las hormonas andrógenas (masculinas) de la mayoría de los cánceres de próstata.
  • – El hecho de que el cáncer prostático no aparece en los eunucos.
  • – El hecho de que el cáncer prostático puede ser inducido en ratas mediante la administración crónica de estrógenos y andrógenos (hormonas femeninas y masculinas).
  • – La frecuente asociación de cáncer prostático con áreas de atrofia prostática esclerótica.

Factores ambientales: Quienes emigran de regiones de baja incidencia a regiones de alta incidencia mantienen una baja incidencia de cáncer prostático durante una generación y luego adoptan una incidencia intermedia. También se han identificado varios factores ambientales que podrían ser promotores del cáncer de próstata. Éstos incluyen:

  • – Dieta alta en grasas animales.
  • – La exposición al humo del escape de los automóviles.
  • – La polución del aire, cadmio, fertilizantes y sustancias químicas en las industrias de la goma, imprenta, pintura y naval.

Agentes infecciosos: Se ha considerado que los agentes infecciosos transmitidos por vía sexual podrían causar cáncer prostático, sin embargo, los estudios epidemiológicos, virológicos e inmunológicos han brindado resultados contradictorios. Los estudios epidemiológicos han sugerido un aumento en el riesgo de cáncer prostático asociado con un mayor número de compañeros sexuales, una historia previa de enfermedad de transmisión sexual, frecuencia del acto sexual, relación con prostitutas y edad temprana de comienzo de la actividad sexual.

En contraste, otros estudios han sugerido que existe un mayor riesgo de cáncer prostático asociado con la represión de la actividad sexual, como un comienzo en edad más tardía, un pico más temprano y una cesación prematura de la actividad sexual. Por otra parte, algunos trabajos han mostrado un mayor riesgo entre los pacientes que nunca estuvieron casados y un riesgo aún mayor entre aquellos que tuvieron niños, pero otros estudios no han mostrado una correlación significativa con el estado marital o con el número de hijos. De forma similar, los estudios de potenciales agentes infecciosos no han brindado resultados concluyentes, como tampoco proporcionan pruebas concretas para una causa infecciosa de cáncer prostático.

Síntomas

 

Los síntomas de la enfermedad pueden tardar mucho tiempo, incluso años, en manifestarse. Por lo general, pasado un tiempo el cáncer se puede manifestar mediante alteraciones en la función de orinar (incapacidad para hacerlo, efectuarlo de forma muy frecuente, sentir dolor o padecer incontinencia). Junto con estos síntomas, el paciente puede padecer un dolor frecuente en la parte baja de la espalda, tener una vida sexual problemática e incluso expulsar sangre en la orina o en el semen. No obstante, estas alteraciones físicas no siempre implican la existencia de cáncer.

Tratamiento y etapas.

Existen tratamientos para todos los pacientes con cáncer de la próstata. Comúnmente se emplean cinco tipos de tratamientos:

  1. Cirugía (la extracción del cáncer)
  2. Radioterapia (el uso de altas dosis de rayos X u otros rayos de alta energía para eliminar las células cancerosas)
  3. Terapia hormonal (el uso de hormonas para detener el crecimiento de las células cancerosas)
  4. Quimioterapia (el uso de fármacos para eliminar las células cancerosas)
  5. Terapia biológica (el uso del sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer)

La cirugía es uno de los tratamientos comunes para el cáncer de la próstata. Su médico puede extraer el cáncer empleando una de las siguientes operaciones. La cirugía está reservada para aquellos pacientes en buen estado de salud, con menos de 70 años y que escogen la cirugía como su mejor opción.

Prostatectomía radical:

Consiste en la extracción de la próstata y parte del tejido que la rodea. El médico puede realizar la cirugía mediante una incisión en el espacio situado entre el escroto y el ano (el perineo) usando una operación conocida como prostatectomía perineal o mediante una incisión en la parte inferior del abdomen usando una operación conocida como
prostatectomía retropúbica. La prostatectomía radical se lleva a cabo únicamente si el cáncer no se ha diseminado fuera de la próstata. Por lo general, antes de llevar a cabo la prostatectomía, el médico realizará una cirugía para extraer ganglios linfáticos de la pelvis con el fin de determinar la presencia de cáncer. Este procedimiento se llama disección de ganglios
linfáticos pélvicos. Si los ganglios linfáticos contienen cáncer, el médico por lo general no efectuará la prostatectomía y tal vez recomiende otro tipo de terapia. Los hombres que han sido tratados con cirugía pueden sufrir de impotencia y derrames de orina por la vejiga.

Resección transuretral

Consiste en la extracción del cáncer de la próstata empleando un instrumento con un pequeño aro de alambre en el extremo, el cual se introduce en la próstata a través de la uretra. Esta operación a veces se hace para aliviar los síntomas causados por el tumor antes de aplicar otro tratamiento o se aplica a los hombres que no pueden soportar una prostatectomía radical debido a la edad o a otra enfermedad.

Criocirugía

Un tipo de cirugía en el que el cáncer se destruye por congelamiento.
Radioterapia

Consiste en el uso de rayos X de alta energía para destruir células cancerosas y reducir tumores. La radiación puede provenir de una máquina situada fuera del cuerpo (radioterapia externa) o de materiales que producen radiación (radioisótopos) a través de tubos plásticos delgados aplicados al área donde se encuentran las células cancerosas (radioterapia interna). Los hombres que han sido tratados con radioterapia pueden sufrir de impotencia.

Terapia hormonal

Consiste en el uso de hormonas para detener el crecimiento de las células cancerosas. La terapia hormonal para el cáncer de la próstata puede tomar varias formas. Las hormonas masculinas (especialmente la testosterona) pueden contribuir al crecimiento del cáncer de la próstata. Para detener el crecimiento del cáncer, se pueden administrar hormonas femeninas o unos medicamentos llamados agonistas LHRH que reducen la cantidad de hormonas masculinas. En algunas ocasiones se lleva a cabo una operación para extirpar los testículos (orquiectomía) con el fin de impedir que éstos produzcan testosterona. Este tratamiento se usa generalmente en hombres con cáncer de la próstata avanzado. Un efecto secundario común de la terapia con hormonas femeninas (estrógenos) es el crecimiento de tejido del seno. Entre otros efectos secundarios que pueden ocurrir después de realizadas una orquiectomía y otras terapias hormonales están calores fogosos, deterioro de la función sexual y pérdida del deseo sexual.

Quimioterapia

Consiste en el uso de medicamentos para eliminar las células cancerosas. La quimioterapia se puede tomar en forma oral, o puede introducirse en el cuerpo a través de una aguja que se inserta en una vena o músculo. La quimioterapia se denomina un tratamiento sistémico porque el medicamento se introduce al torrente sanguíneo, viaja a través del cuerpo y puede destruir las células cancerosas fuera de la próstata. Hasta la fecha, la quimioterapia no ha surtido ningún efecto significativo en el tratamiento del cáncer de la próstata; no obstante, se están llevando a cabo pruebas clínicas para encontrar medicamentos más eficaces

Es el de tratar de que su mismo cuerpo combata el cáncer. En la terapia biológica se utilizan materiales producidos por su propio cuerpo o fabricados en un laboratorio para reforzar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra las enfermedades. La terapia biológica también se conoce como terapia modificadora de la respuesta biológica (BMR) o inmunoterapia.

Alumnos: Despo, Maldonado, Plaza, Visconti, Aguirre y Favotti

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poliomellitis

noviembre 17, 2009

Poliomielitis

Es una enfermedad viral que puede afectar los nervios y llevar a parálisis total o parcial.

Causas

La poliomielitis es una enfermedad causada por la infección con el polio virus, el cual se propaga por contacto directo de persona a persona, por contacto con moco o flema infectados de la nariz o de la boca o por contacto con heces infectadas.

El virus entra a través de la boca y la nariz, se multiplica en la garganta y en el tracto intestinal para luego ser absorbido y diseminarse a través de la sangre y el sistema linfático. El tiempo desde el momento de resultar infectado con el virus hasta el desarrollo de los síntomas de la enfermedad (incubación) oscila entre 5 y 35 días con un promedio de 7 a 14 días.

Los riesgos son, entre otros:

  • Falta de vacunación contra la poliomielitis y luego la exposición a esta enfermedad
  • Viajar a un área en donde se haya presentado un brote de polio

En las áreas donde hay un brote, las personas con mayor vulnerabilidad para contraer la enfermedad abarcan los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos. Esta enfermedad es más común en el verano y el otoño.

Entre 1840 y 1950, la poliomielitis fue una epidemia mundial, pero desde que se desarrollaron las vacunas contra la polio, la incidencia de esta enfermedad se ha reducido enormemente. La polio ha sido erradicada en muchos países y ha habido muy pocos casos de la enfermedad en el hemisferio occidental desde finales de los años 70. A los niños en los Estados Unidos ahora se les aplica una vacuna de rutina contra esta enfermedad.

Los brotes todavía ocurren en países desarrollados, generalmente en grupos de personas que no han sido vacunadas. La polio con frecuencia se presenta después de que alguien viaja a una región donde la enfermedad es común. Gracias a la campaña de vacunación masiva y global durante los últimos 20 años, la polio se presenta sólo en unos cuantos países en África y Asia.

Síntomas

Hay tres patrones básicos de infección por polio: infección subclínica, no paralítica y paralítica. Aproximadamente el 95% son infecciones subclínicas que pueden no tener síntomas.

INFECCIÓN SUBCLÍNICA

  • Molestia general o inquietud (malestar general)
  • Dolor de cabeza
  • Garganta enrojecida
  • fiebre leve
  • Dolor de garganta
  • Vómitos

Las personas con la infección de polio subclínica podrían no presentar síntomas o sus síntomas podrían durar 72 horas o menos.

La poliomielitis clínica afecta al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y se divide en las formas no paralítica y paralítica. Se puede presentar después de la recuperación de una infección subclínica.

POLIOMIELITIS NO PARALÍTICA

  • Dolor de espalda o lumbago
  • Diarrea
  • Cansancio excesivo, fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad
  • Dolor en las piernas (músculos de la pantorrilla)
  • Fiebre moderada
  • Rigidez muscular
  • Sensibilidad muscular y espasmos en cualquier área del cuerpo
  • Dolor y rigidez en el cuello
  • Dolor en la parte anterior del cuello
  • Dolor o rigidez en la espalda, brazos, piernas y abdomen
  • Erupción o lesión en la piel  acompañada de dolor
  • Vómitos

Los síntomas generalmente duran de 1 a 2 semanas.

POLIOMIELITIS PARALÍTICA

  • Fiebre de 5 a 7 días antes que otros síntomas
  • Sensaciones anormales (pero sin pérdida de la sensibilidad) en un área
  • Distensión abdominal
  • Dificultad para respirar
  • Estreñimiento
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Babeo
  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad o poco control del temperamento
  • Espasmos o contracciones musculares, particularmente en la pantorrilla, el cuello o la espalda
  • Dolor muscular
  • Debilidad muscular asimétrica (sólo en un lado o empeora en un lado)
    • que aparece rápidamente
    • la localización depende de la parte en que la médula espinal esté afectada
    • que empeora a parálisis
  • Sensibilidad al tacto; un toque leve puede ser doloroso
  • Rigidez de nuca y espalda
  • Dificultad para deglutir

Pruebas y exámenes

El médico puede encontrar signos de irritación meníngea (similar a la meningitis), como rigidez de nuca o espalda con dificultad para doblar el cuello. La persona también podría tener dificultad para levantar la cabeza o las piernas cuando está acostada boca arriba y sus reflejos podrían ser anormales.

Los exámenes abarcan:

  • Análisis de LCR de rutina
  • Examen para niveles de anticuerpos frente al virus de la polio
  • Cultivos virales de gargarismos, heces o líquido cefalorraquídeo ( LCR)

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas mientras la infección sigue su curso.

Las personas con casos graves pueden necesitar medidas de salvamento, particularmente ayuda con la respiración.

Los síntomas se tratan con base en su gravedad y esto abarca:

  • Antibióticos para las infecciones urinarias
  • Medicamentos, como el betanecol, para la retención urinaria
  • Calor húmedo (paños calientes, toallas calientes) para reducir el dolor y los espasmos musculares
  • Analgésicos para reducir el dolor de cabeza, el dolor muscular y los espasmos (en general, no se suministran narcóticos porque aumentan el riesgo de dificultad respiratoria)
  • Fisioterapia, dispositivos ortopédicos o zapatos correctivos, o cirugía ortopédica para ayudar a recuperar la fuerza y funcionalidad muscular

Pronóstico

El pronóstico depende de la forma de la enfermedad (subclínica, no paralítica o paralítica) y del sitio afectado. Si la médula espinal y el cerebro no están comprometidos, como ocurre en más del 90% de los casos, es probable una recuperación completa.

El compromiso del cerebro y de la médula espinal es una emergencia médica que puede provocar parálisis o la muerte, generalmente por dificultades respiratorias.

La discapacidad es más común que la muerte. La infección en la parte alta de la médula espinal o en el cerebro incrementa el riesgo de problemas respiratorios.

Posibles complicaciones

El síndrome pospoliomielítico es una complicación que se desarrolla en algunos pacientes, por lo regular 30 o más años después de su infección inicial. La debilidad puede empeorar en músculos que previamente estaban debilitados. La debilidad también se puede desarrollar en músculos que previamente se pensaba que no estaban afectados.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • Alguien cercano a usted ha desarrollado poliomielitis y usted no ha sido vacunado
  • Presenta síntomas de poliomielitis
  • La vacuna contra la polio de su hijo no está al día

Prevención

La vacuna contra la polio previene de manera efectiva la poliomielitis en la mayoría de las personas (la efectividad es superior al 90%).

Nombres alternativos

Polio; Parálisis infantil; Síndrome pospoliomielítico (secuelas tardías de la poliomielitis)

 

*Ayrton Despo                * Ivan Visconti

*Andres Maldonado      *Marina Aguirre

*Lautaro Plaza              *Favotti Natalia